Autos Sin Conductor, Eléctricos y Otras Novedades del Siglo XXI, en Asia y Oceanía (Un Futuro Diferente nº 154) por Oswaldo Enrique Faverón Patriau

February 23, 2019

Autos Sin Conductor, Eléctricos y Otras Novedades  del Siglo XXI, en Asia y Oceanía (Un Futuro Diferente nº 154) por Oswaldo Enrique Faverón Patriau

Titulo del libro: Autos Sin Conductor, Eléctricos y Otras Novedades del Siglo XXI, en Asia y Oceanía (Un Futuro Diferente nº 154)

Autor: Oswaldo Enrique Faverón Patriau

Número de páginas: 217 páginas

Fecha de lanzamiento: June 2, 2018

Autos Sin Conductor, Eléctricos y Otras Novedades del Siglo XXI, en Asia y Oceanía (Un Futuro Diferente nº 154) de Oswaldo Enrique Faverón Patriau está disponible para descargar en formato PDF y EPUB. Aquí puedes acceder a millones de libros. Todos los libros disponibles para leer en línea y descargar sin necesidad de pagar más.

Oswaldo Enrique Faverón Patriau con Autos Sin Conductor, Eléctricos y Otras Novedades del Siglo XXI, en Asia y Oceanía (Un Futuro Diferente nº 154)

En marzo del 2018, Shanghái destinó 5,6 kilómetros del distrito de Jiading a la prueba de vehículos autónomos reales. Y entregó licencias para hacer esos tests al gigante SAIC, que produce modelos de diferentes marcas, y a NIO, que compite con Tesla. Frente a muchos periodistas, ambas empresas realizaron una vuelta al ruedo sin que los conductores de sus vehículos tocasen el volante. La ciudad más poblada de China adapta sus calles, y en Jiading -la ciudad del automóvil- se colocan torres de comunicación y señales inteligentes. Coches autónomos, con una placa especial, circulan allí. En Jiading -70% del PIB procede de la industria de automoción. Su éxito llegará cuando los vehículos puedan comunicarse con las señales de tráfico y con otros vehículos. Su desarrollo es trabajo de los fabricantes de automóviles, de los programadores, y de las ciudades, que tienen que modernizar su infraestructura.
El marzo, Pekín concedió una licencia a Baidu -el buscador de internet más utilizado en China y pionera en sistemas para coches sin conductor- tiene cinco de sus vehículos -fabricados por diferentes marcas pero equipados con los sistemas de su plataforma para vehículos autónomos, Project Apollo-, se mueven por 13,3 hectáreas de un suburbio del sur de la megalópolis.
El objetivo es que China lidere una tecnología que considera prioritaria. Los accidentes de Tesla y a Uber, no van a retrasarla. Las pruebas se llevan a cabo bajo la ley en vigor y con una normativa que hace responsable al conductor del vehículo autónomo.
Los vehículos autónomos se han incluido en el proyecto Made in China 2025, que impulsará la transformación industrial y tecnológica. Shanghái prevé tener 10.000 de estos vehículos en 2020.
China cuenta además con el apoyo de las autoridades y de compañías, como Huawei o ZTE, que desarrollan el internet móvil 5G, indispensable para los coches autónomos. China quiere tener 5G en todo su territorio en 2025 y está mucho más avanzada que Europa.
A mediados de abril, Pekín anunció una hoja de ruta para acelerar el desarrollo de vehículos inteligentes. China tiene un mejor ecosistema para probar coches autónomos que Silicon Valley.
Baidu compañía líder de internet, especialista en inteligencia artificial, colabora con constructores chinos como JAC, BAIC o Chery para poner en marcha vehículos semiautónomos antes de 2020. Baidu ha creado un fondo de 1.300 millones de euros para desarrollar los vehículos sin conductor y gestiona la plataforma Apollo, que comparte tecnología con fabricantes y startups con el objetivo de competir con Alphabet (Google) y su filial Waymo. Tencent y Alibaba, también están desarrollando su propia tecnología.
El 83% de los chinos son optimistas sobre los coches autónomos, frente al 50% de los estadounidenses o aún menos de los europeos.
A comienzos de 2018 Alibaba Group Holding y Foxconn Technology financiaron con US$ 348 millones a Guangzhou Xiaopeng Motors Technology, una startup de tres años de antigüedad que desarrolla automóviles eléctricos conectados a Internet. Alibaba ha desarrollado «City Brain» (Cerebro de la Ciudad), un centro de inteligencia artificial que despliega automáticamente recursos públicos –agua y electricidad- y corrige operaciones urbanas. Es un software de «smart city» (ciudad inteligente).
China tiene ventajas sobre europeos y estadounidenses. La privacidad de datos no es una preocupación en China y el sudeste asiático, por lo que es fácil recopilar, almacenar y usar datos sobre cómo los ciudadanos se mueven en las ciudades.

China está comprometida con sus empresas para que lideren esa tecnología. Es improbable que permita a extranjeros elaborar mapas y recopilar datos sobre suelo chino.
China gana escala. City Brain opera en ciudades que albergan 35 millones de personas, mientras que China está a punto de convertirse en el mayor mercado de vehículos autónomos del mundo.
De otro lado, Corea del Sur planea invertir US$ 64,000 millones en autopistas inteligentes.